reunificacion de microcreditos

8 situaciones que pueden ocurrir si no elaboras un testamento

8 situaciones que pueden ocurrir si no elaboras un testamento

Muchas personas viven sus días sin pensar en el futuro. Esto podría ser emocionante en ciertos aspectos, pues a nadie le gusta planificar todo, todo el tiempo y perderse de los pequeños placeres que ofrecen las casualidades y el azar. No obstante, cuando se trata de nuestro patrimonio y de la seguridad de nuestra familia, debemos ser un poco más preventivos y dejar todo en orden, puesto que no sabemos en qué momento nos iremos de este mundo y ellos quedarán desprotegidos.

Para que no les pase, te diremos ocho situaciones importantes que debes conocer para que pienses desde ya en elaborar un testamento. ¡Toma nota!

  • Se hará tu voluntad. Si no elaboras un testamento donde expliques qué le dejas a quién, el Estado podrá tomar esas decisiones por ti y no es la idea. No será agradable para tus familiares y personas más cercanas a ti que el trabajo de toda tu vida quede en manos equivocadas y seguramente no prosperará gracias a tus descendientes. Con un testamento de por medio, se hará única y explícitamente lo que tu hayas querido en vida que se hiciera.
  • Repartición sin testamento. De irte antes de tiempo sin haber redactado un testamento, el dinero y los bienes se reparten de esta manera: si eres casado y con hijos, parte irá a ellos y otra parte al cónyuge. Si eres casado y sin hijos, las propiedades y el capital se dividen entre el cónyuge y tus familiares más cercanos. ¿Es así como lo deseas actualmente?
  • Los concubinatos. Si tu pareja y tú no están casados, al morir no le corresponderá nada y quedará desprotegido, a menos de que demuestre que algunos de los bienes se contrajeron en pareja. Si no es de este modo, quedará desamparado legalmente y fuera de tu herencia.
  • Hijos de varios matrimonios. Si tuviste descendencia por medio de varias nupcias, tus bienes y capital serán repartidos en ambas familias a partes iguales entre cada hijo.
  • Hijos de un solo matrimonio. Si tuviste hijos con un primer matrimonio, pero no con el segundo, una sola de las familias recibirá todo y la otra quedará desprotegida.
  • Hijos menores de edad. Si no redactas un matrimonio y falleces antes de que tus hijos cumplan la mayoría de edad, no podrás decidir quién será el guardián del dinero hasta que ellos se hagan adultos.
  • Hijastros. Si no los incluyes en un testamento, lo más seguro es que por Ley no puedan heredar nada de lo que dejes.
  • Soltero y sin hijos. Si nunca te casaste ni tuviste hijos, tu patrimonio será repartido entre tus familiares más cercanos.

Sabemos que pensar en la muerte no es precisamente algo por lo que se decanta la gente, pero sí es necesario y útil dejar todas esas decisiones en orden para cuando llegue el momento. De este modo, tus familiares y seres queridos quedarán protegidos y el trabajo de toda tu vida no quedará a merced de lo que disponga la Ley.

Andreina Gutiérrez Romero