Cómo comenzar un proyecto con todo a favor

on julio 13, 2017 Economia en España with 0 comments
hipotecas prestamos para hipotecas

En la actualidad, cada vez son más las personas que desean salir de un cubículo y adentrarse en el mundo del emprendimiento. Por este motivo, es común escuchar que familiares o amigos han iniciado proyectos con los que buscan establecerse económicamente. Pero, ¿realmente todo el mundo está calificado para trabajar de esta manera?

Aunque sea difícil de creer, todo aquel que se lo proponga y se prepare adecuadamente, lo está. En este sentido, si una persona se esfuerza y aprovecha las herramientas clave para su proyecto, puede convertirse en su propio jefe sin ningún problema. Muchas personas lo hacen y viven de los ingresos generados a raíz de una idea que tuvieron en cierto punto.

Sin embargo, el desarrollo de un proyecto contiene una serie de pasos que no deben saltarse ni tomarse a la ligera. Si alguna vez has pensado en crear tu propia empresa, este breve listado es estupendo para ti.  En él hemos incluido cuáles son y en el orden que deben seguirse, ¡toma nota!

 

  • Brainstorming. Nunca es suficiente una sola idea; para lograr dar con la definitiva (y que no siempre lo es), se necesita de un montón de propuestas a tomar en cuenta. Dentro de esta lluvia de ideas deben incluirse variables como qué hace falta; qué existe y debe ser mejorado; qué sector de la población es nuestro público objetivo, etc. Con estos datos es más sencillo delimitar lo que queremos crear. Es importante no descartar ninguna idea, debido a que todo es posible, pero sí saber escoger en función de un negocio, pensar como empresario.
  • Planificación. Debe elaborarse un modelo de negocio para pronosticar todos aquellos requerimientos que surjan, como por ejemplo el presupuesto (relación de costos y gastos), tomando en cuenta un fondo para cualquier emergencia. Con este plan se genera lo que se conoce como una propuesta de valor.
  • Competencia. Siempre va a existir un contrincante (o varios) que se dedique a las mismas actividades que nosotros o muy similares. Mientras se trate de una sana competencia (sin juegos sucios o ilegales), ambos pueden trabajar dentro del mercado de los mismos rubros sin fastidiar (tanto) al otro. Lo importante es saber analizar al oponente y evaluar todas aquellas fortalezas y debilidades que tiene. De este modo, será más sencillo tomar decisiones dentro de tu empresa.
  • Marketing. Al haber determinado el público objetivo, debe comenzarse con el plan de posicionamiento. Su fin es dar a conocer la marca y la mejor manera de lograrlo es valiéndose de los medios de comunicación masiva. Hoy en día, Internet es la herramienta por excelencia, aunque no descarta los tradicionales, como la radio, televisión, publicidad estática (prensa, vallas) y el cine.
  • Hoja de cálculo. Al iniciar un proyecto, es importante registrar cada movimiento financiero que se realice con el fin de dar marcha a la idea. Las hojas de cálculo son recursos que ayudan a darle forma clara y precisa al modelo financiero. Son fáciles de leer y mientras más te familiarices con ellas, más claro tendrás el futuro y la evolución de tu empresa.
  • Ensayo y error. Es posible que la recepción que tenga un producto o servicio no sea el esperado en primera instancia. Lo ideal es que sea lanzada al mercado una versión beta y, conforme haya ventas y crítica, vayan mejorándose sus cualidades y satisfaciendo la demanda.
  • Evaluar. A medida de que un producto escala o decae, la empresa debe analizar sus propias fallas y fortalezas para seguir posicionado en el mercado o ser descartado, pero –si se cumple al pie de la letra con lo anterior– es más factible que el negocio prospere.

 

Andreina Gutiérrez Romero

Para lo que Necesites

Desde 3.000€

Paga hasta un 50% menos al mes. ¡Rápido y Sencillo!

Gracias por su contácto. Uno de nuestros asesores estará revisando su caso y lo llamará para verificar factibilidad de su financiación.