Productos “para ellas” más costosos que aquellos “para ellos”

Consigue ese préstamo que estás buscando

En algún momento de la vida es probable que necesites un préstamo, bien sea para adquirir  un coche, un hogar, una ayuda estudiantil, entre otros intereses personales o familiares que puedas tener. Si bien es cierto que el historial crediticio influye mucho en la obtención de esta gran ayuda, también es cierto que el hecho de tener un mal récord no impide conseguir la meta planteada.

A continuación, te hablaremos de algunas maneras en las que puedes obtener este préstamo aún cuando no tengas un historial crediticio perfecto, así que no dejes de leer este artículo.

Comprende qué implica recibir un préstamo

Lo primero que debes tener en cuenta es que el adelanto del sueldo debe ser el último de los recursos que tomes en consideración. Es cierto que, por un lado, pedir un adelanto de tu sueldo puede parecer una solución muy fácil y segura, pero la realidad es que esto solo traerá consecuencias negativas a futuro, pues, esto implicará que el próximo mes no tengas la cantidad base con la que estás acostumbrado a lidiar.

Delimita muy bien el préstamo que necesites

Existen dos tipos de préstamos: aquellos con garantía y aquellos sin garantía. Los préstamos con garantía son aquellos que requieren de un respaldo de igual o mayor valor de la cantidad de dinero que estás solicitando; estos bienes suelen ser los hogares, los coches, un local, entre otros. Este tipo de créditos suelen ser otorgados por las entidades bancarias.

Por otro lado, los préstamos sin garantía no requieren de un respaldo, pero sí de una tasa de interés mucho mas elevada que la de aquellos con garantía. Generalmente, son los prestamistas quienes acceden a otorgar este tipo de créditos; incluso, en algunos casos, existen empresas que otorgan planes de financiamiento a sus clientes para que disfruten de los productos o servicios que ofrecen.

Delimita muy bien el préstamo que necesites

Además de definir si es recomendable optar por un préstamo con o sin garantía, también es necesario determinar muy bien qué tipo de crédito se está buscando; esto se debe a que algunos créditos son más convenientes de conseguir que otros, bien sea porque no requieren de muchas formalidades para su obtención o porque sus cuotas de pago son más cómodas.

Por ejemplo, el financiamiento de las matrículas universitarias es uno de los más sencillos de conseguir puesto que la educación, además de ser una de las necesidades más importantes en la vida de una persona (por lo que es altamente demandada), es uno de los préstamos más seguros de recuperar (puesto que los profesionales deben cancelar sus cuotas para obtener su título).

Mantén un buen historial crediticio

Ahora bien, si se desea conseguir cualquier tipo de préstamo, la mejor opción siempre será mantener un buen historial crediticio; de este modo podrás tener una buena “reputación” ante las entidades bancarias o particulares a las cuales acudas, por lo que podrías conseguir muchos votos de confianza a la hora de solicitar un financiamiento.

Después de haber leído estos pequeños consejos, esperamos que este artículo te sirva de ayuda a la hora de conseguir el préstamo que necesitas, recuerda que el truco está en saber tomar decisiones acertadas.