reunificacion_de_deudas

La manera más eficaz de conseguir un préstamo

Aunque suene maravilloso, que una entidad te otorgue un préstamo no es cosa de poco cuidado. De hecho, debes ser una persona que sabe administrar muy bien sus finanzas y tener cómo comprobarlo para que seas candidato a uno. Pero no te preocupes, hemos preparado para ti una serie de consideraciones que debes tomar en cuenta antes de solicitar un préstamo sin que tu banco pase de ti.

 

  • Ser independiente y estable económicamente. Si tienes un trabajo en el que te ha ido bien y en el que te proyectas a futuro, es más probable que tu solicitud sea tomada en cuenta. Las personas que trabajan desde casa o del modo freelance la tienen más difícil pero no imposible. La ventaja de trabajar en una empresa constituida es que te saltas un montón de pasos solo con presentar tu constancia de trabajo.
  • Tener un historial crediticio impecable. Si tienes alguna mancha en tus operaciones financieras anteriores, es posible que afecte en tu solicitud, pero no entres en pánico, no va a sacarte del campo de batalla. Lo ideal es que forjes un camino correcto y pagues tus deudas a tiempo para evitarlo. Tu manera de reivindicarte será no cometiendo ese error nuevamente.
  • Ser responsable con los plazos. Por nada del mundo debes dejar pasar las fechas de pago de las cuotas, los bancos son muy duros con este punto. Si logras cumplir con el acuerdo dentro de lo fijado, es probable que te aprueben más de un crédito.
  • Una oferta que no puedan rechazar. Si eres un microempresario, tu propuesta de negocios debe ser envidiable. En las entidades bancarias se premia y apoya el emprendimiento, siempre y cuando exponga y “venda” una buena proyección de su producto. Nadie va a invertir en cualquier idea, debe ser una muy buena y muy bien respaldada para que pase por encima de otras (y la competencia es reñida).
  • Tener todos los documentos al día. En España no es tan fácil conseguir un préstamo en comparación con décadas anteriores; hoy en día se toma muy en cuenta que el solicitante sea una persona que no haga perder el tiempo. Si eres responsable con tus impuestos y con tu cuota de la Seguridad Social, es más probable que se fíen de ti como cliente. No des rodeos ni largas y ten todo a la mano; si no eres una persona precavida, posarán su vista en alguien que sí y la fila es larga.
  • Ya disfrutaste de un préstamo anteriormente. No hay mejor requisito que este; si es tu caso, puedes estar más tranquilo, y aunque no te asegura nada, es muy tomado en cuenta. Está de más decir que en la oportunidad anterior debiste ser un cliente responsable y solvente.

Finalmente, debes tener en cuenta que, a pesar de que los bancos son entidades multimillonarias, no pueden darse el lujo de financiar a cualquiera, puesto que representaría un riesgo de pérdida si no se estudia bien el perfil del prestatario (cliente que se beneficia del préstamo). En este sentido, ocurre tal como con las aseguradoras, ninguna empresa va a optar por el solicitante que más “problemas” pueda darle. Trabaja en ofrecer la mejor propuesta y será una operación de ganar-ganar.

Andreina Gutiérrez Romero